Canal YouTube PantallasAmigas

martes, 16 de diciembre de 2008

Las redes de pornografía infantil en Internet crean sitios de pago

Una operación conjunta en Europa y EEUU ha permitido capturar a más de 60 personas que integraban una red global de pornografía infantil. La red no sólo elaboraba y distribuía material, sino que gestionaba sitios de pago donde exhibía los abusos.

La parte europea de la operación global, denominada Operación Koala, fue lanzada tras el descubrimiento de un "puñado de personas" en Europa, "que estaban acosando sexualmente a los niños y produciendo fotografías de esos abusos con fines de lucro".

"Desde ese horrible hallazgo inicial, la investigación aumentó y destapó nexos en casi 30 países en todo el mundo", ha informado Mukasey, secretario de Justicia de EE.UU.

"A través de la cooperación con otras agencias policiales y nuestros socios en la Unión Europea, hemos identificado y en muchos casos salvado a centenares de niños que figuraban en imágenes y vídeos de abuso sexual", según Mukasey.


Fotografías de los ataques sexuales

El Departamento de Justicia ha indicado en un comunicado que, como parte de las investigaciones estadounidenses, las autoridades han logrado identificar a once niños que fueron víctimas de esos depredadores.

Como parte de las investigaciones, iniciadas hace dos años, las autoridades de EE.UU., Canadá y Europa han rastreado los correos y demás archivos electrónicos de los sospechosos y han utilizado la información recabada para realizar las detenciones.

La agencia federal dijo que, en el curso de investigaciones, se detectó a varias redes de internet de pornografía infantil en las que "peligrosos depredadores no solo intercambiaban pornografía infantil sino que ellos mismos abusaban sexualmente de niños".

Así, según el Departamento de Justicia, las autoridades policiales europeas descubrieron el caso de un hombre que violaba a sus pequeñas hijas y ofreció a un fotógrafo "la oportunidad de fotografiar los ataques sexuales".

La identificación del individuo condujo al descubrimiento de una página de internet comercial a cargo del fotógrafo en cuestión, en la que éste vendía las imágenes de abuso sexual de las menores e imágenes que él había encargado de otros niños que también fueron violados.

Los "clientes" de esa página web estaban dispersos en casi 30 países, dijo el Departamento de Justicia.



Fuente: argijokin.blogcindario.com